Sakura, la primavera del cerezo

Sakura, la primavera del cerezo

Antes incluso de que comience la primavera, algunos árboles empiezan a florecer y nos regalan unas de las imágenes más bonitas del año. Desde los almendros a los cerezos, los campos se visten de tonos blancos y rosados para saludar a la nueva estación, la que vuelve a traer la vida a la naturaleza.

Sakura es la flor del cerezo y para Japón, país repleto de estos árboles frutales, es más, es el símbolo nacional. Existen más de 200 flores diferentes en todo el territorio nacional aunque la variedad más popular es la del Somei Yoshino. Una de las cuestiones que caracteriza a este fenómeno de la naturaleza es su brevedad, la tradición japonesa destaca este hecho celebrando con ello el valor de la fugacidad de la vida.

Se cree que estos cerezos llegaron a las islas japonesas hace más de 4500 años y que provenían de la cordillera del Himalaya. Sin embargo los primeros documentos históricos que hablan de la celebración de un festival con la llegada de la floración datan del año 794. A esta fiesta que rodea el momento de explosión de las flores se le conoce con el nombre de Hanami y consiste en pararse a observar la belleza del momento. Los japoneses celebran estos días picnics en los que comen y beben sake acompañados por música. Por cierto, al llegar la noche, la celebración cambia de nombre y se denomina Yozakura.

Este momento del año es realmente importante para la cultura japonesa, tanto es así que durante estos días se celebran las ceremonias de bienvenida y las graduaciones escolares en el país. De hecho, la cultura gráfica y audiovisual de Japón otorga un papel protagonista a la flor del cerezo y no es casualidad que en la mayoría de las series o películas Anime se presente en algún momento una lluvia de pétalos de flor de cerezo.

Curiosamente, la ciudad conocida como la capital del cerezo no está en Japón, sino en Estados Unidos, se trata de Macon, una localidad situada en Georgia.