Los inicios de la fisión nuclear

Los inicios de la fisión nuclear

La fisión nuclear es una reacción en la que se divide el núcleo de un átomo pesado en dos o más núcleos de átomos más ligeros y que entre otras cosas libera gran cantidad de energía. Este descubrimiento supuso encontrar una fuente casi interminable de producción eléctrica pero a la vez, se convirtió en una de las mayores armas de la humanidad.

Lise Meitner y el descubrimiento de la fisión nuclear

A principios del siglo XX, Lise Meitner, una judía austriaca, se formó en el campo de radioactividad, tras viajar a Berlín, y dado a su sobresaliente talento, consiguió asistir a las clases de Max Plank y comenzó a trabajar con su colega Otto Hahn en un laboratorio, en realidad, ella tuvo que trabajar en un sótano ya que no permitieron que más mujeres accedieran a las instalaciones del citado laboratorio. Para una mujer judía, las cosas no fueron fáciles en los años de la Alemania nazi pero aún así, esta científica fue, junto con su sobrino, la primera persona en articular y justificar la primera fisión nuclear. A pesar de haber sido ella quién consiguiera tal hecho, sufrió (como otras mujeres) la invisibilización de su nombre en pro de su compañero Otto Hahn, quien en 1944 consiguió el Premio Nobel por este descubrimiento a pesar de que la nominación llevaba el nombre de ambos científicos.

El proyecto Manhattan

A pesar de ser pieza clave en el descubrimiento de la fisión nuclear, Lise Meitner no participó en el conocidísimo Proyecto Manhattan, un proyecto de investigación y desarrollo de armas nucleares que llevó a cabo el gobierno de los EEUU y en el que participaron grandes nombres de la ciencia de aquella época como John von Neumann (matemáticas), Enrico Fermi (física), Niels Böhr (física) o Robert Oppenheimer (física teórica).

Uno de los resultados de este proyecto desarrollado durante los años 40, en plena II Guerra Mundial, fue el lanzamiento de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki que provocaron más de 200.000 muertes y que supusieron la rendición de Japón acelerando el final de la guerra.