Cosmética natural con productos de Castilla y León

Cosmética natural con productos de Castilla y León

El confinamiento devolvió a Carmen Abril a su casa, a Dueñas (Palencia), después de sus estudios universitarios. Un máster en Madrid y un futuro por delante que se convirtieron en una nueva situación que no tuvo problema en reconducir gracias a su inquietud y a la cantidad de proyectos que iban surgiendo en su cabeza.

Carmen es castellana, palentina de nacimiento y con mucho arraigo por su tierra. Con apenas 24 años, no tiene dudas en que su futuro está en Castilla, eso sí, ella quiere seguir viajando, conocer otros lugares e incluso pasar temporadas fuera, seguir creciendo por dentro y madurando. Confía en que de esta situación tan mala se puedan sacar cosas buenas y cree que el éxodo hacia zonas rurales va a ser una tendencia en alza en los próximos años, ya que necesitamos volver a conectar con la tierra.

De todo lo que pasa alrededor y del interés de Carmen por el desarrollo de las zonas rurales surge Jarca. Jarca es el nombre de su micro marca de cosmética, una marca que nació durante el confinamiento y como cuenta Carmen, de forma improvisada. Nunca imaginó que sus pruebas con arcilla verde terminasen convirtiéndose en un proyecto que le está dando tantas alegrías. Recuerda que en su casa la arcilla, que se encuentra en los alrededores, siempre se ha usado de forma medicinal, «para esguinces, picaduras…», en su regreso de Madrid y viendo más dañada su piel por culpa de la polución y la sequedad de ambiente, esta palentina decidió probar las propiedades de esta sustancia en su rostro. Al ver el funcionamiento del producto, Carmen no dudó en mostrárselo a sus amigos y familiares. Un logotipo, cartones y telas recicladas y un concepto que aunaba la tierra, la sostenibilidad y el crecimiento progresivo, hicieron que poco a poco, Jarca tomase forma.

Comenzando con la arcilla verde en polvo, la cual consigue a base de machacar las rocas con un mortero de madera, esta emprendedora decidió seguir investigando otras opciones, y todas hechas con productos de la zona. Un bálsamo labial hecho con la cera y la miel de su hermano que es apicultor, un champú sólido creado a partir de arcilla y aceite de romero (que ella misma ha macerado) y muchas ideas en la cabeza en las que intenta no utilizar demasiados ingredientes y que en su mayoría sean de la tierra y naturales. Una cosmética de calidad, basada en unos principios sólidos y que aporte salud además de belleza.

Gracias a las redes sociales, en especial a Instagram, Carmen ha conseguido llamar la atención de compradores que han querido saber como funcionan sus productos naturales. A través de su cuenta @arcillajarca, puedes encontrar novedades, sorteos, desarrollo de productos y sobre todo instrucciones para poder usar y beneficiarte de todas las propiedades de la arcilla verde y la cosmética natural.