Girando alrededor del polo

Girando alrededor del polo

A lo largo de la historia, la humanidad ha mirado hacia el cielo intentando comprender el comportamiento de los cuerpos celestes que aparecían al llegar la noche. Las estrellas han sido una referencia geográfica, protagonistas de cientos de historias e incluso se les ha dotado de poderes sobrenaturales. Debido a la rotación de La Tierra y a la forma esférica de la misma, no siempre vemos las mismas estrellas en la misma posición y, por supuesto, no desde todos los rincones del planeta somos capaces de ver el mismo cielo.

Las estrellas circunpolares son aquellas que vamos a ver en el cielo a lo largo de toda la noche, es decir, que no salen y se ponen por el horizonte. Se llaman así debido a que parece que giran alrededor de la estrella polar. Que esto ocurra depende de nuestra latitud, cuanto más al norte nos encontremos, más estrellas seremos capaces de ver cumpliendo esta rutina. A lo largo de las horas veremos como estos astros se van moviendo pero siempre en círculos concéntricos alrededor de la estrella que marca el norte. De la misma forma, en el hemisferio sur, aunque no exista un cuerpo celeste que marque el punto cardinal, sí que hay estrellas que responden a este mismo comportamiento. Aunque solo podamos verlo por la noche, estas constelaciones se mantienen ahí también durante el día, sin embargo, la luz del sol nos impide verlas.

Claro, que esto solo pasará si no nos hayamos en el ecuador, en ese caso, el movimiento de las estrellas será diferente ya que solo la estrella polar se mantiene en el cielo mientras el resto de constelaciones aparecerán y desaparecerán a lo largo del tiempo. De la misma forma, si nos encontramos en una latitud intermedia veremos como algunas de las estrellas giran alrededor de la estrella polar mientras que otras salen y se ponen.