El origen del chocolate

El origen del chocolate

Es uno de los sabores más apreciados a lo largo y ancho de La Tierra. Prácticamente todo el mundo adora el chocolate y tiene multitud de usos en la cocina, incluso más allá de los postres y dulces en los que, sin duda, es el rey. Pero aunque parezca que siempre ha estado con nosotros, esta dulce tentación no llegó a Europa hasta el siglo XVI, eso sí, recientes estudios han demostrado que en Mesoamérica se consume cacao desde hace 3000 años.

Los investigadores siguen encontrando diferentes evidencias de que el uso del cacao como alimento es incluso más antiguo de lo que pensamos. Mayas y aztecas fueron las primeras civilizaciones que usaron esta planta. Se cree que los indígenas de la zona de América central descubrieron por accidente la posibilidad de crear una bebida de cacao mientras preparaban una especie de cerveza con la misma.

Para la cultura Azteca es tan importante este alimento que la leyenda cuenta que fue el propio dios Quetzalcoatl quien dio el árbol del cacao a los hombres como regalo, es más, su nombre científico Theobroma cacao significa «alimento de los dioses». Durante muchos años, debido a su valor energético, esta sustancia se convirtió en moneda de cambio para los aztecas.

No fue hasta el último viaje de Colón cuando los españoles descubrieron el árbol del cacao y decidieron llevarlo a Europa. El chocolate no existió en el Viejo Mundo hasta el siglo XVI. Entró en el continente por España y su expansión no fue tan rápida como cabría esperar, en una alimento hoy en día tan apreciado. Su industrialización llegaría más tarde, no fue hasta 1.894 cuando en Estados Unidos se crearon las primeras tabletas de chocolate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *