Cuando te toca decir 99 en varios idiomas

Cuando te toca decir 99 en varios idiomas

Parece la cosa más sencilla del mundo pero a veces hasta el hecho de decir un número determinado en diferentes idiomas requiere saber matemáticas. Mientras en la mayoría de países para contar se sigue el sistema decimal, en alguno se enredan un poco las cosas y se realizan diferentes operaciones para llegar a la cifra a definir.

Vamos por partes, el sistema decimal, también conocido como numeración arábiga, es un sistema de numeración que se basa en 10 números (0,1,2,3,4,5,6,7,8,9), así pues para saber contar basta con separar cada escalón en grupos de 10 que se van repitiendo. Además de muchas otras aplicaciones en las que no nos vamos a meter, nos permite estructurar de forma sencilla en nuestra cabeza los números sin que tengamos que aprender cifras hasta el infinito. Aunque en cifras se utilice el mismo sistema y por lo tanto, los mismos signos, cuando esto se pasa a palabras, en algunas ocasiones, la cosa se pone complicada.

Así pues, tanto en castellano como en prácticamente todos los idiomas que nos rodean, vamos añadiendo los números por unidades, decenas, centenas, etc. Sin embargo, algunas lenguas se lían un poco más para llegar a algunas cifras. Empezamos por nuestros vecinos, los franceses que cuando llegan al número 70 no crean una nueva palabra para el número, si no que deciden decir 60 +10, y en el número 80 empiezan a añadir nuevas operaciones matemáticas y dicen 4 veces 20 o en el 99 que se complican hasta el punto de decir 4 veces 20 + 10 +9. Claro que el francés se ha desarrollado de tal forma que ha terminado creando formas que imitan a otros idiomas teniendo palabras que se usan para decir 70, 80 o 90, aunque no se utilicen en todas las zonas francófonas.

Otra de las formas más curiosas de decir 99 es la que utilizan los daneses que literalmente crean una operación matemática que según las webs languagesandnumbers.com y omniglot.com es esta operación 9+(4 +1/2) x 20, ¿no os ha explotado la cabeza solo de pensarlo?

Para terminar, otra forma curiosa pero mucho más sencilla es la que utilizan en la Ciudad del Vaticano que han optado por directamente quitarle uno a cien, una estructura que copia a los número romanos.