Macarons, los dulces de colores

Macarons, los dulces de colores

Los macarons son los típicos dulces que te entran por los ojos y después, una vez en la boca te gustan todavía más. De unos años a esta parte, estas pequeñas galletas rellenas se han convertido en un reclamo no solo por su sabor sino por su cuidada estética y sus llamativos colores.

Un macaron es un dulce típico compuesto por dos galletas hechas de clara de huevo y almendra que se rellenan con una crema o ganaché. Aunque lo conozcamos gracias a la gastronomía francesa, este dulce tiene origen en la Italia del siglo XVI, lo creo un cocinero de Catalina de Médici, quién al contraer matrimonio con el rey Enrique II de Francia lo llevó a este país vecino. En sus inicios no llevaba relleno y no fue hasta el siglo XIX cuando Pierre Desfontaines, fundador de la parisina pastelería Ladurée decidió rellenarlos de un ganaché y de esta forma convertirlas en las galletas más famosas del país.

A lo largo de la historia de Francia el macaron ha sido uno de los dulces más apreciados por la sociedad, no es casualidad que personajes históricos como María Antonieta lo considerasen su galleta favorito. A principios del siglo XIX, antes de convertirse en el dulce que hoy conocemos, se llegó a llamar mazapán y actualmente cuenta con un museo en la ciudad de Montmorillon.