¿De dónde viene la tarta de cumpleaños?

¿De dónde viene la tarta de cumpleaños?

Cuando llega nuestro cumpleaños de repente nos encontramos ante una tarta con velas (tantas como años nos caigan) y pedimos un deseo mientras soplamos. Parece que es una tradición que llega desde mucho antes de lo que pensamos.

Ya en el antiguo Egipto se comenzaron a festejar los nacimientos, eso sí, los nacimientos de los faraones y para ser exactos, lo que se celebraba era su coronación ya que para esa civilización ese era el momento exacto en el que se convertían en dioses. Tiempo después, los griegos comenzaron a conmemorar el «cumpleaños» de la diosa Artemisa, ofreciéndole en altares colocados por el campo una especie de tortas de harina y miel que adornaban con velas. Sin embargo no queda claro si ese puede ser el origen de que hoy en día soplemos velas sobre la tarta ya que otras tradiciones paganas también utilizaban el fuego en el día del nacimiento de las personas para ahuyentar a los espíritus malignos que pudieran visitar al agasajado.

Seguimos con los griegos ya que esta civilización ya daba una importancia especial al día del nacimiento porque pensaban que las personas estaban protegidas por espíritus que se relacionaban directamente con el momento del nacimiento de cada persona. Los romanos adquirieron costumbres similares a los griegos en muchos cuestiones culturales, los «cumpleaños» no se quedaron atrás, este pueblo comenzó a celebrar los nacimientos de personas importantes y a convertirlos, incluso, en fiesta nacional.

La tarta de cumpleaños con sus velas tal y como las conocemos tienen su origen en Alemania y mucho más cerca en el tiempo. El paso de los siglos y la revolución industrial favorecieron la democratización del consumo de tartas con glaseados para las clases populares y ya en el siglo XVIII los alemanes celebraban el Kinderfest, una festividad en la que los adultos protegían a los niños de los espíritus malignos que intentaban robar sus almas y a la que los invitados iban con buenos deseos como regalo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *