¿Cómo se forman las dunas de arena?

¿Cómo se forman las dunas de arena?

Nos fascinan esas montañas de arena que se forman por la acción del viento, las dunas. Muchas veces nos quedamos hipnotizados observando sus formas sinuosas y vemos cómo, de una forma casi imperceptible los granitos de arena se deslizan poco a poco formando una vez tras otra diferentes montículos.

Una duna es una acumulación de arena que se forma sobre todo en las zonas de playa y en los desiertos por la acción del viento. Las más comunes tienen forma de C y cuentan con un lado en el que la pendiente es mucho más pronunciada que en el otro. El peso ligero de la arena permite que el movimiento de estas partículas por parte del viento sea mucho más sencillo. A esto se le suma el hecho de que los lugares en los que se forman estos elementos del paisaje cuentan con escasa o nula vegetación lo que favorece la erosión del suelo por la acción de la climatología y por lo tanto la creación de las partículas de arena que conformarán las dunas. Toda duna de arena tiene una pendiente de barlovento, la parte de donde viene el viento, una cresta, una cara de deslizamiento y una pendiente de sotavento, hacia donde va el viento. 

Normalmente da la sensación de que las dunas se van desplazando empujadas por el viento, sin embargo, realmente están continuamente sometidas a un proceso de destrucción y formación continua.

La duna más alta del mundo es la «Duna Federico Kirbus», tiene 1230 metros y se encuentra en el Bolsón de Fiambalá, en el noroeste de Argentina. La segunda más alta mide 924 metros y está situada en Nazca, Perú.