Wyrdamur, los guerreros que viajan en el tiempo a través de la música

Wyrdamur, los guerreros que viajan en el tiempo a través de la música

Kike y Kelly son Telna y Meliak, miembros de una estirpe de guerreros que luchan a través de la música y del tiempo, allí donde se les necesite. Ambos son miembros de Wyrdamur, una empresa de espectáculo musical que comenzó con un grupo de amigos y que ha crecido hasta más de treinta miembros trabajando en el proyecto.

Su forma de vestir es lo primero que llama la atención cuando los conoces. Desde lejanas tierras del sur, desde Murcia, llegan unos guerreros que traspasan la barrera del tiempo gracias a su estética, su música y sus acciones. Se llaman Wyrdamur y son mucho más que una empresa de creación de espectáculos musicales, son un grupo que ha ido creciendo a lo largo de estos años desde su creación que ha alcanzado más de la treintena de miembros y que aunque tienen su sede en la Región de Murcia, están repartidos por toda España.

Definen su música como brutal folk y se describen como una «estirpe de guerreros que en momentos críticos aparecen». Lo hacen en diferentes épocas de la historia, desde los tiempos de los celtíberos a la Edad Media, pasando por los tercios y llegando a un futuro post apocalíptico. La música es el hilo conductor que les marca sus viajes en el tiempo. Un mismo sonido que con pequeños arreglos y variando en algunos instrumentos va transportando a los Wyrdamur y a quienes les escuchan.

«La leyenda de Wyrdamur nace del velo que separa la mitología de la historia. Todo comienza en Askania, la ciudad blanca al norte de la vieja Eire (Irlanda), donde la paz, la justicia y las canciones, que parecían eternas, amenazan con desaparecer a medida que la guerra entre dos dioses se extiende al mundo de los hombres.»

Web de Wyrdamur

Como ellos mismos expresan en su página web, Wyrdamur es más que un grupo que usa gaitas. A través de la mitología, el misterio y sus propias experiencias crean un universo único en el que el tiempo se convierte en una barrera que la música puede romper en cualquier momento.