Una librería más que (im)perfecta en Lorca

Una librería más que (im)perfecta en Lorca

En pleno centro de la ciudad de Lorca, dos ex ingenieros han creado una librería, Futuro Imperfecto, que además de contar con un gran fondo de libros, se ha convertido en un espacio para la promoción cultural. Desde hace casi tres años, Roger y Verónica están trabajando para contar con un iniciativa privada que apoye el desarrollo cultural del municipio murciano.

Muchos creen que el desarrollo cultural es cosa solo de las grandes ciudades, que es necesario que haya mucha gente cerca para que haya un público interesado en ciertas cuestiones. Sin embargo, cada vez es más común ver espacios de creación cultural en lugares pequeños y en ciudades medianas. Lorca (Murcia) cuenta con casi 100.000 habitantes pero, a pesar de ser más grande que muchas capitales de provincia, hasta hace tres años no contaba con una librería que tuviese ejemplares más allá de los típicos » best sellers». En un momento de búsqueda, de cambio por parte de Verónica y Roger, estos dos ex ingenieros se percataron de la situación y vieron una necesidad donde antes nadie la había visto.

Dice Roger que todo empezó hace unos tres años, cuando se dieron cuenta de que querían cambiar de vida y comenzar un proyecto los dos juntos. Por sus cabezas pasó hasta la idea de crear un alojamiento rural pero al final, el amor por los libros y la posibilidad de hacerse con la librería de los tíos de Verónica les llevó a través del camino de la literatura. Tras un tiempo de investigación, visitando establecimientos similares, trabando amistad con otros libreros, con autores, con editores, etc, Roger y Verónica se embarcaron en reformar y adaptar el espacio con el que contaban para transformarlo en lo que hoy es Futuro Imperfecto, un espacio en el que puede «pasar cualquier cosa» relacionada con la cultura.

Claro, que en este camino no pensaban encontrarse con una pandemia y la llegada del COVID les hizo tener que reinventar ciertas actividades que ya habían preparado para realizar. Pero, como ante la adversidad se agudiza el ingenio, surgieron de ahí o que han denominado Jueves Imperfectos, unas presentaciones de libros que se realizan en la calle, en un plaza cercana a la librería en la que se pueden cumplir todas las medidas de seguridad y allí, poder participar en la actividad con una cerveza en la mano.

Para la satisfacción de sus creadores, Futuro imperfecto es un éxito. El feedback que han recibido a lo largo de los últimos meses es muy positivo y han conseguido sentirse realizados con su trabajo.