Sad Hill: el oeste americano en plena provincia de Burgos

Sad Hill: el oeste americano en plena provincia de Burgos

En la provincia de Burgos se encuentra uno de los escenarios del western de Sergio Leone El Bueno, el feo y el malo. Se trata del cementerio de Sad Hill que está situado entre los municipios de Contreras, Carazo y Santo Domingo de Silos.

«Sad Hill es algo que no se puede describir con palabras, hay que venir y verlo». Con esta frase nos responde Sergio García , uno de los socios fundadores de la Asociación Cultural Sad Hill, cuando le preguntamos por la recuperación de este cementerio que se creó como escenario en el western El bueno, el feo y el malo.

Un poco de historia…

Durante el verano de 1966 el Valle del Arlanza se convirtió en un plató sobre el que se rodaron diferentes escenas de la conocidísima película de Sergio Leone: El bueno, el feo y el malo que compone junto con Por un puñado de dolares y La muerte tenía un precio la llamada Trilogía del Dolar. La razón por la que se escogieron estas tierras burgalesas, comprendidas entre Santo Domingo de Silos, Carazo y Contreras fue el hecho de que ya habían sido previamente escenario de otro rodaje, el del film medieval El valle de las espadas. Fue el productor valenciano Antonio Pérez Giner quien enseñó a Leone fotos de la Peña Carazo y le descubrió el lugar perfecto para crear, entre otras cosas, el cementerio de Sad Hill.

Muchos de los vecinos de los pueblos cercanos, trabajaron como extras en la película y es que como dice Sergio García «estaba muy bien pagado». Algunos de aquellos adolescentes, que hoy ya peinan canas, aún recuerdan con cariño aquel verano que conocieron a Clint Eastwood y aprovechan cualquier ocasión para contar a sus familiares y amigos lo que supuso para ellos aquella experiencia.

Al terminar el rodaje, el equipo de la película dejó los escenarios tal cual estaban, provocando que la naturaleza y el paso del tiempo fueran haciendo estragos y tapando aquellas curiosas localizaciones

«La gente que participó en el rodaje está disfrutando más ahora que cuando lo hicieron en su día».

La creación de la asociación

La Asociación Cultural Sad Hill se creó en 2015 con dos objetivos principales: recuperar el cementerio y celebrar el 50 aniversario de la película. Para poder llevar a cabo estas dos misiones convocaron jornadas de voluntariado para ir a desenterrar el círculo de piedra que se ecuentra en el centro del lugar. Durante 2016, año del aniversario, se reconstruyeron el muro de piedra perimetral y se pidió ayuda a la Junta de Castilla y León para que una cuadrilla de trabajadores de montes desbrozase la zona y así los miembros de la asociación pudieran pintar y colocar las tablas de las tumbas. A finales de 2018 se dio por finalizada la recostrucción del cementerio y desde entonces, la asociación se encarga de mantenerlo.

Una de las grandes curiosidades de este lugar es el hecho de que para conseguir financiar la recuperación, la creación de cartelería y los materiales, las asociación decidió dejar que las tumbas pudieran ser apadrinadas, así pues mucha gente, de diferentes lugares del mundo tiene su nombre puesto en una de las cruces que componen este escenario de cine. Entre las tumbas encontramos lo que la asociación llama apadrinamientos VIP que cuentan con nombres de personalidades que tuvieron que ver con la película o con otros sectores como el mundo de la música o el deporte. A pesar de que ya no hay tumbas disponibles para poder seguir apadrinando, cada día siguen recibiendo mensajes que les solicitan poder poner su nombre en una de las cruces.

Para el futuro, las asociación se plantea otros aniversarios y otras acciones de recuperación en el entorno, «les va la marcha», han conseguido crear un «elemento más que dinamiza y atrae el turismo».