Paradilla 143: tradición, innovación y calidad

Paradilla 143: tradición, innovación y calidad

Paradilla 143 es sinónimo de tradición e innovación. Tradición familiar de varias generaciones e innovación que ha llevado a su propietario a generar un producto diferente y de gran calidad. Desde Pardilla Burgos, los lechazos pre-asados de Eduardo Abad llegan a cualquier rincón gracias, entre otras cuestiones, a una potente estrategia en internet.

Eduardo Abad no recuerda cuando fue el momento exacto en el que decidió que quería dedicarse a la ganadería, para él esa cuestión ha estado siempre presente en su vida. Dice que cuando era pequeño veía trabajar a su abuelo y a su padre y que sin darse cuenta se enamoró del trabajo con animales. A pesar de tener claro su futuro, por consejo de su padre, Eduardo estudió en la universidad pero siempre con las vistas puestas en que todo lo que pudiera aprender allí se aplicaría a su trabajo como ganadero.

Y así fue, su vida estaba destinada a trabajar con ovejas. Eso sí, innovando y aprovechando las mejoras que las nuevas tecnologías han traído al mundo de la ganadería. No es muy común que las ovejas salgan sigan saliendo al campo a pastar pero como dice Eduardo, el bienestar animal es la única opción y por ello cuida que todo sea perfecto, que los espacios, la comida y las salidas sean óptimas, la calidad del producto está basada en ello.

Confiesa que el trabajo como ganadero es duro, que cuidar de animales supone no tener días de descanso, «todos los días son iguales, no puedes parar porque sea domingo, tienes que levantarte, cuidar de tu ganado es tener tarea en cualquier momento». La época del año marca el nivel de trabajo, a veces tiene más, otras menos, pero lo que está claro es que las ovejas comen todos los días.

Otras de las cuestiones claves para esta empresa, ubicada en la localidad burgalesa de Pardilla, es que el producto final no es usual. La innovación ha llegado a las cocinas de Paradilla 143 que pre-asan los lechazos para que cualquier persona pueda disfrutarlos desde su casa como si estuvieran comiendo en un restaurante, sin perder ese sabor tan característico de los hornos de leña y manteniendo la tradición del cordero lechal de la zona de Aranda de Duero.

Eduardo Abad fue una de las primeras personas que apostó por la venta online desde su web (https://www.lechazoasado.net/paradilla-143/). Mostró su producto en su propio restaurante y lo distribuyó a través de la red, consiguiendo de esta forma llegar a muchos hogares de forma óptima y efectiva.