Marina y la memoria atávica de la lana

Marina y la memoria atávica de la lana

La recuperación de una tradición que marcó la economía de Castilla durante siglos ha llevado a Marina Villaverde López a crear un proyecto con el que ha conseguido realizar todos los procesos necesarios para dar un uso textil a la lana de oveja churra con el nombre «La memoria atávica de la lana».

Atávico: Que procede de antepasados remotos y estaba latente en generaciones inmediatas.

Diccionario Oxford Languages

Marina Villaverde López es de Cevico de la Torre un pueblo situado en la comarca del Cerrato (Palencia). Es graduada en Bellas Artes y tiene un ciclo superior en Arte Textil. Su unión a su tierra y su fascinación por el mundo de los tejidos la llevó a crear su proyecto fin de ciclo en torno a la recuperación del tratamiento de la lana como textil. Desde el cuidado de la ganadería y el esquilado hasta la creación de un tapiz que ella misma ha tejido.

Cuando comenzó su proyecto se encontró que a pesar de la importancia histórica de la lana en Castilla, con el tiempo, el proceso de fabricación textil estaba al borde de la extinción. Apenas quedaban personas que supiesen cómo se fabricaba y en muchas de las fases de este proceso de creación tuvo que consultar libros o basarse en el arte del ensayo- error. Consiguió lana de las ovejas de su pueblo, la lavó en el arroyo como hacían las mujeres antaño, la cardó, la hiló, la tiñó de forma natural con productos de la tierra y tejió un tapiz en el que se pudiesen ver todas y cada una de las diferentes lanas teñidas de forma clara. Lo llamó «La memoria atávica de la lana» y ahora se encuentra inmersa en conseguir divulgarlo para recuperar algo que marcó durante tantos años el devenir de su tierra.

En Castilla el valor que se le daba a la lana era tal que recibía el nombre de oro blanco. Cuentan, incluso, que si te encontrabas con un vellón de lana en una zarza te lo llevabas al bolso y que cuando los rebaños pasaban por las calles del pueblo, más de una mujer salía a la puerta para arrancar algún puñado de lana a las ovejas.

Tintes naturales

Para completar el proceso de forma tradicional, una de las cuestiones que ha investigado Marina ha sido el tintado de las lanas con los productos de la zona. Entre ellas, una planta de la zona, la rubia tinctorum, que se dejó de utilizar hace años pero cuya raíz puede aportar un intenso color rojo a los tejidos.

Además del uso de esta raíz, esta palentina ha usado otros productos como la piel de cebolla para crear los diferentes colores que se pueden ver reflejados en el tapiz creado para ilustrar el proyecto.